Safety Car usa cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar nuestros servicios y mejorar tu experiencia, no se utilizarán para recoger información de carácter personal. Necesitamos tu consentimiento para que aceptes nuestras cookies, que podrás eliminar siempre que lo desees.


Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Blog de Orroe: El Infierno Verde
Nos gusta ganar

[Imagen: Logo%2BNurbu.png]


Y a quién no le gusta eso, ¿no...?

Tenemos tan arraigada la cultura del winner & loser que está en la base de la mayoría de desacuerdos entre aficionados y, desgraciadamente, no sirve exactamente para disfrutar de un deporte tan complejito como el nuestro, donde, además, puedes elegir perdedores infinitamente más atractivos (como personajes) que los vencedores que copan la mayoría de focos y titulares.
Hace ya bastante, la verdad, aquí en Nürbu, le dábamos fuerte a los secundarios de lujo, Montoya, Barrichello, el propio Button antes de conquistar su título mundial, Webber, etcétera, etcétera y etcétera. En realidad un etcétera larguísimo en el que cabía ser fan de Markus Winkelhock o Takuma Sato sin que nadie te mirara raro. Qué os voy a contar yo si acabé llamando mi Felipe a Massa y los de aquí me entendíais.

La cosa esta nos la metió Bernie en vena con el dominio triunfador de Ferrari y Michael Schumacher a comienzos de siglo (2000 es año final del anterior pero nos vale). Tuvimos suerte con Fernando y Kimi, y Jenson, pero Red Bull y Sebastian Vettel terminaron por clavar los últimos clavos de nuestro ataúd, y ya con Mercedes y Lewis Hamilton dejó de haber escapatoria, que no es por nada, pero mencionar a Nico Rosberg suena un poco a hablar de un perdedor que tuvo mucha suerte...

Esto no lo arregla nadie, para qué vamos a negarlo, pero si escribo esta mañana sobre ello es porque ahora resulta que los mamporreros —sí, con todas las letras— que han afianzado esta cultura ganadora como única posible en nuestro deporte, andan ahora reclamando espacio para pilotos de reparto que ellos mismos han ayudado a desterrar. Empiezas por el rigor de los demonios y la seriedad y el respeto, sigues con las estadísticas y los coño datos incontestables, y obviamente estás anulando la posibilidad de que te guste un piloto o una escudería simplemente porque sí, sin que haya razones que lo avalen.

Y el caso es que la Fórmula 1 se ha nutrido siempre (hasta ahora, claro) de teloneros que facilitaban la vida a los elegidos para la gloria, imprescindibles para la actividad que te permitían echar una tarde alrededor de un café o una cerveza hablando de sus respectivas gestas, anecdóticas e inútiles siempre.

Nos gusta ganar más que a un ***** una tiza, claro que sí, porque eso significa tener razón aunque el zurrón se nos haya empobrecido con el tránsito y sólo quepan en él los winners.

Y está bien que los que nos han traído hasta aquí hayan descubierto (por fin) que hablar de Fórmula 1 va bastante más allá de los protagonistas que suelen ocupar el podio de los Grandes Premios, pero no olvidéis jamás que han sido cooperadores necesarios de este pequeño desastre y que lo último que deberían hacer ahora es ir dando lecciones con tal de seguir perpetuando que sólo ellos pueden soltar homilías.

Os leo.



[Imagen: N5456.png]

https://elinfiernoverde.blogspot.com/?m=1
Responder
Responder
[Imagen: formula-1-racing-car-vehicle-wallpaper.jpg]
Responder
¡A qué santo!

[Imagen: N5655.png]

La curiosidad me corroe...
Es broma. No entiendo muy bien ni de dónde ha salido ni cómo se ha consumado la historia fantástica de que a Vettel le han ofrecido una renovación a la baja con la intención de enseñarle la puerta, y reconozco que la cosa iba bien hasta que he leído que esto es muy típico de la italiana... 

A ver, a ver. Kimi Raikkonen admite en su libro que se marchó de la rossa a finales de 2009 porque quiso. Fernando Alonso y Luca Cordero di Montezemolo coincidieron en que el español solicitó no renovar. Rubens Barrichello y Felipe Massa terminaron sus respectivos contratos. A Michael le empujaron un poco pero el de Kerpen siguió ligado a Maranello prácticamente hasta que fichó por Mercedes AMG...

Yéndonos más atrás, Irvine y Alesi también concluyeron sus contratos. Johansson lo mismo... Rediós, hay que irse a Prost para encontrar la única patada en el culo en épocas recientes, porque Lauda dio el portazo él. Tambay y Arnoux, y Mansell, no fueron renovados, Andretti parecía el Guadiana pero el hombre guarda un grato recuerdo de la que fue su casa, Berger también, etcétera, etcétera, etcétera.

No sé, mal vamos si el pilar del Lego que se ha montado la prensa consiste en que todo esto es muy típico de Ferrari, ya que a todas luces no es así, máxime si como dice Bernie, los italianos no te dicen las cosas a la cara pero te invitan a una cena. Y aquí resulta curioso que los que el año pasado apostaban porque Sebastian se recuperaría en 2020, se han juramentado en soltar paridas cuando el alemán no ha rodado una miserable vuelta en competición, vamos, que no se sabe si se ha recuperado o no en el momento de escribir estas líneas.

Lo digo cada cierto tiempo y, por lo que se ve, toca recordarlo de nuevo: hay historias buenas y malas, y ésta es mala de cojones. Vettel concluye contrato este año y ya son ganas de andar mareando la perdiz cuando lo más previsible sea que el de Heppenheim decida unilateralmente dar por zanjada su situación en Ferrari para dedicarse a sus cosas sin que una somanta de gilipuertas vayan poniendo puntos y comas a cada paso que da.

#EnCasa. Os leo.



El Infierno Verde
Responder
Fernando Alonso es el puto amo del infierno.

Responder


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)