Safety Car usa cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar nuestros servicios y mejorar tu experiencia, no se utilizarán para recoger información de carácter personal. Necesitamos tu consentimiento para que aceptes nuestras cookies, que podrás eliminar siempre que lo desees.


Calificación:
  • 1 voto(s) - 5 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Blog de Orroe: El Infierno Verde
#11
LUNES, 17 DE DICIEMBRE DE 2012

Ahora que sabemos

Publicado por Jose Tellaetxe Isusi [Orroe]

[Imagen: N1455.jpg]

Si algo tenemos en común expertos patanegra, ex-pertos, y pertos de a pie o vulgares aficionados, es que a todos nos gusta localizar las claves de una carrera según ha terminado ésta.

Lógicamente, salvo honrosas excepciones, no da en el clavo nadie o casi nadie porque la lectura de las mismas suele ser de por sí bastante complicada, sobre todo a comienzos de sesión, cuando el abanico de posibilidades se abre sobre las mesas de análisis, materializando un pandemonio de datos y más datos que ha veces no hay ni por dónde cogerlos.

Para un perto declarado como yo, la cosa, reconozco, es radicalmente más sencilla que para ex-pertos y expertos de estirpe, debido fundamentalmente a que mis responsabilidades suelen ser consideradas mayoritariamente como menores, vamos, que la presión que asumo por centímetro cuadrado es infinitamente más pequeña, lo que no es óbice ni cortapisa para que me anime como el que más, a tirarme a la piscina, haya agua o no.

El año pasado por estas fechas quise hacer una revisión de la temporada, prueba a prueba, revisitando cada Gran Premio con los datos habidos a final de sesión, intuyendo que tal vez daría con claves diferentes a las que encontré en su momento. Hice algunos esbozos, no lo niego —ver carreras ya pasadas y analizarlas disponiendo de muchísima más información, tiene un puntito de voyeurismo nada despreciable, por mucho que sepa uno quién ganó o quién se salió en la primera curva—, pero no fui capaz de concretarlos. Pero este año es distinto, en todos los sentidos, y puesto que llevo días valorando la posibilidad de intentarlo de nuevo, nada mejor que tirarme desde el trampolín más alto en busca de nuevas aventuras sobre territorios ya explorados, por ver qué diablos encuentro que no hallé cuando tocaba, en qué erré y en qué acertaron mis compañeros, o en qué acerté yo y erraron ellos.

Empezaré, cómo no, por Australia, y pretendo seguir pasito a pasito por todo el calendario, como no podía ser menos. Por cuestiones de agenda, pretendo publicar los veinte análisis aquí, en el Nürburgring que habita en Diariomotor, intentando así que el etiquetado y la lectura resulten lo más coherentes posibles.

Me diréis, y seguramente llevaréis razón, que la ocurrencia se las trae con abalorios, y que incluso puede mostrarse bastante estéril por cuanto los datos arrojados por cada prueba van a variar poco o nada, pero ahí radican el quid de la cuestión y el reto que me anima a intentarlo, porque si la información no tiene por qué granjearnos ninguna sorpresa, que a lo mejor sí, su análisis con mayor abundancia de datos y con la perpectiva que nos permite la contemplación de lo que ha ocurrido durante toda la sesión, estoy seguro de que sí nos dará más de una, porque ahora que sabemos, podemos hacer una lectura a toro pasado que lo más seguro es que nos permita ver a qué jugaba cada intérprete en cada prueba, intuir con qué bazas contaba, saber si sufría problemas o no, barruntar qué podía estar buscando o a qué estaba esperando, y por lo tanto, disfrutar de lo mismo como si fuese un regalo de Navidad recién abierto.

Esta misma noche me pongo a ver el G.P. de Australia 2012 y mañana o pasado os cuento.

Hasta entonces, os leo, como siempre.

http://diariomotor.com/blogs/f1/2012/12/...e-sabemos/
#LoMejorEstaPorLlegar 
#12
Me enorgullece que hayas creado este hilo melife, te quiero. Big GrinBig GrinBig GrinBig Grin

P.D. Que sepas que se lo he chivado a Orroe, le sigo y me contesta a veces. Wink
#13
Acabo de ver el chivatazo Mad










¡¡¡¡¡¡¡Es broma!!!!!! Yo también le sigo Wink
#LoMejorEstaPorLlegar 
#14
(18-12-2012, 22:04)Melife1 escribió: Acabo de ver el chivatazo Mad










¡¡¡¡¡¡¡Es broma!!!!!! Yo también le sigo Wink

Confused Confused Confused Confused Confused Confused Confused Confused Wacky Love
#15
Melife, Orroe nos lee, la prueba........................ Shy

Jose Tellaetxe Isusi ‏@josetellaetxe

@AmperimetroF1 Te contesto siempre que te pillo XDDDD Wink

Wink Wink Wink Clown
#16
Incertidumbre y agua

Jose Tellaetxe el 19 de diciembre de 2012

[Imagen: N1456.jpg]

Me gustan las carreras en condiciones de mojado. Los coches van más altos, las suspensiones se endurecen y se aprecian mejor las dotes de los pilotos que los conducen porque los aspectos aerodinámicos del monoplaza mitigan su influencia —la elevación del fondo plano con respecto al asfalto, origina que los alerones cobren mayor importancia en aras de sujetar el vehículo al trazado, a la vieja usanza—, dejando espacio para que la mecánica, la de siempre, destaque brevemente en un calendario plagado de domingos soleados y puntos de downforce.

Los de lluvia suelen ser días de motor, equilibrio dinámico, pericia y buenas manos, también de inteligencia, pero sobre todo, son treguas en las cuales las Pirelli dejan de tocar las narices, porque la normativa relativa a neumáticos abre la manga para que cada escudería haga de su capa un sayo con ellos, revelando de rondón lo estúpido que resulta que haya obligación de usar dos juegos de compuestos concretos en cada prueba, impidiendo que cada cual elija la combinación que más le convenga y se busque con ella las alubias.

No os voy a ocultar que de todos los componentes que me alegran los fines de semana pasados por agua, éste de las gomas es el que más satisfacciones me depara. ¡Orgía, orgía, orgía…! ¿Cambiamos a extremos o estiramos los mixtos? ¿Nos la jugamos con lisos…?

En fin, para un tipo mayorcete como yo, acostumbrado a que las ruedas hayan jugado siempre un papel secundario en esto del motorsport, que dicen ahora, me fastidia especialmente que se hayan convertido en las protagonistas del invento por aquello de buscar el espectáculo que nunca llega por los vericuetos que propone la moderna ortodoxia. Un espectáculo que si se me permite decirlo, casualmente brilla cuando la tontería deja de ser aplicable y los equipos se encuentran con cuatro tipos diferentes de compuestos para jugar sus bazas en carrera, y no con dos, como viene siendo costumbre desde que alguien en la jefatura de la cosa, tuviera la ocurrencia de que los neumáticos podían resolver perfectamente la papeleta de una F1 contenida en gasto (es lo que dicen y tal cual lo transcribo), que descansa sus huesos sobre unos motores capados a 18.000 revoluciones por minuto que no se rompen como antaño; sobre una aerodinámica que ha suplantado en buena medida a la mecánica; sobre una centralita única que permite pocos experimentos porque embrida las muñecas de los ingenieros; y sobre la utilización, para colmo, de un par de cachivaches, el KERS y el DRS, a los que sigo mirando instintivamente de reojo porque si no existieran no los echaría en falta.

En lluvia la cosa cambia radicalmente. El guión impone que los vehículos se levanten las faldas, haciendo perder al fondo plano y al difusor buena parte de su eficacia. Entran en acción los alerones para articular el equilibrio del coche sobre los dos puntos de siempre, la nariz y la cola, asegurando la necesaria tracción. Se reduce la velocidad y la visibilidad, y se eleva el nivel de cautela. Entra en escena el piloto, sus manos y su cabeza, y su temple y arrojo si los tiene. El piso no está para bromas pero hay que seguir ganando décimas como cuando se mostraba gracioso. Las escuderías no las tienen todas consigo. Aflora la incertidumbre y comienza el baile, pero esta vez con armas suficientes, porque cada equipo goza de la libertad que no tiene cuando el sol brilla y el piso está seco…

Os leo.

http://diariomotor.com/blogs/f1/2012/12/...re-y-agua/
#LoMejorEstaPorLlegar 
#17
Ross en rosso

Jose Tellaetxe 21 de diciembre de 2012

[Imagen: N1457.jpg]

La difícil tarea de tumbar a un hombre siempre resulta mucho más sencilla de lo que parece. Fíjense ustedes en Mercedes AMG, por ejemplo: hay voces que insinúan que sobra Brawn, pero es Michael Schumacher quien se marcha en apariencia (ya veremos dónde se queda), y Norbert Haug quien se desvanece con rotundidad meridiana.

Nick (Fry), que siempre ha sido un poco alcahueta, sigue dibujando dudas sobre lo que está sucediendo en la de Brackley, al afirmar que Hamilton va a poner a prueba a Brawn, pero el británico que se hizo de oro comprando Honda por un dólar, es quien ha traído a Lewis y quien sigue en pie de guerra mientras sus generales caen a sus lados. ¿Quién diría con tamaña puesta en escena que él es el objetivo?

Muy al contrario de lo que el segundo acto de esta historia insinúa como hilo conductor, Ross sigue siendo el protagonista aunque ejerciendo de tal y como siempre, entre bambalinas, lugar donde disfruta como un jabato, para que negarlo, y desde las sombras sigue materializando la ópera italiana que lo lanzó al éxito, pero en versión alemana, para que nos entendamos, porque el sincretismo que salvó a Ferrari a comienzos de la década pasada, está siendo reproducido a mi parecer, milímetro a milímetro, en la de las tres puntas.

Brawn, Byrne, Todt, Schumacher, ¡eso sí que era una troika…!

Pero ha pasado el tiempo. Jean está en la cúpula de la FIA y debe una a Mercedes (se ha quedado cuando se podía haber ido, ¿no?) y otra a Schumacher, quien podría ser C.E.O. de Mercedes AMG en días o semanas. Rory anda jubilado salvo para servir de excusa sancionadora en la de Maranello, pero queda Aldo, sí, Costa, la mano derecha del mago sudafricano en Ferrari —el italiano no es lo mismo ni de coña, pero al de Manchester le sirve, y eso es lo que cuenta—. El Kaiser, el tipo que ha quedado roto por las gomas pero que a cambio ha refrescado su percepción de las cosas en esto de la F1, tras tres años de morder el polvo día sí y día también, sigue chubarrita y como con ganas de seguir diciendo algo bajo el amparo de su estratega preferido. Y Ross, intacto el tío con su media sonrisa, incluso más crecidito que antes. ¿Quién diría que Mercedes no ha decidido mirar al Sur para sobrevivir?

Hay algo mediterráneo en el ambiente, incluso si ponemos a Niki (Lauda) de intermediario en ese renacer crematístico que ha convencido a Stuttgart, vía contratación de Hamilton, de que el futuro es posible sin necesidad de hacer el moñas como Renault.

Lewis es volcánico, es Alonso hace seis o siete años. Es mejor que Vettel, y que me perdonen los seguidores del de Heppenheim, y tiene cuerda para rato, y arrestos suficientes como para haberle dicho a Dennis que se buscara a otra, y doy por bueno que hará perfectamente de elemento aglutinador de lo que trama Brawn el superviviente: todos alrededor de una idea, de un piloto, de un concepto: ganar a toda costa, como si en vez del británico, en el habitáculo del W04 se sentara el Michael que nos aburrió a todos; como si en vez de plateada, la carrocería que lo rodea estuviese pintada de rosso scuderia y llevara un cavallino rampante a los lados, en vez de una estrella rodeada por un círculo en el morro.

Brawn gana de momento. Desconozco si ha comprado papeletas para un año o dos solamente, o si ha vendido el alma al diablo a cambio de conseguir resultados en 2013, o si lo suyo va para largo por ese tipo de cosas que nadie comprende. De momento Norbert está fuera, lo que significa que Ross acumula más poder que antes a pesar de que Fry siga haciendo de mosca cojonera. Schumacher puede seguir dentro (lo doy por seguro porque éste no se retira del todo sin haberlo intentado de nuevo), aunque quedemos a la espera, como no podía ser menos; y Lewis supone el acicate necesario ante los tiempos venideros, el ingrediente indispensable a pesar de Nico, el tipo que puede servir de revulsivo o de tumba para todos nosotros, porque como Mercedes AMG caiga, pierde hasta el tato en este invento que conocemos como F1.

Lo dicho, si no me fallan las cuentas, Mercedes se está volviendo rossa por pura necesidad y ejercicio de réplica, aunque a Ross no nos lo quitamos de encima ni con agua caliente y vinagre, porque como decía al comienzo, la difícil tarea de tumbar a un hombre siempre resulta mucho más sencilla de lo que parece, aunque parezca otra cosa.

Os leo.

http://diariomotor.com/blogs/f1/2012/12/...-en-rosso/
#LoMejorEstaPorLlegar 
#18
Prosopagnosia

Jose Tellaetxe el 26 de diciembre de 2012

[Imagen: N1465.jpg]

Esta palabra rara que he utilizado para titular la entrada que estáis leyendo describe un trastorno por el cual, los que sufren de él son incapaces de reconocer los aspectos faciales de quienes les rodean o de ellos mismos, llegado el caso.

Aunque resulte difícil de creer, podría ser que un día te miraras al espejo y no supieras quién es ni cuál es la fecha de nacimiento de la persona que te mira a ti quién sabe si con cara de asombro o de estulticia, ni que hace ahí, al otro lado, ni cuáles han sido sus razones ni cuáles son sus propósitos. Bajo los efectos de la prosopagnosia es posible incluso que te preguntes qué será de la F1 en nuestro país cuando Fernando deje de correr…

Comprendo perfectamente el agobio que sienten algunos ante un futuro tan poco halagüeño como el que propone la ausencia en la parrilla de nuestro bicampeón del mundo. Si ya está jodida la cosa con él rodando, sin el asturiano es previsible que haya menos información que la poca que tenemos para llevarnos a la boca, y de peor calidad, sin duda.

Sin el de Oviedo, además, habría que descorchar el ruido de los motores en la profundidad más oscura y húmeda de la bodega que tenemos en propiedad, ésa que sólo da cobijo a pilotos que se lo merecen y no a cualquier mindundis que se ha labrado un hueco a base de talonario y de manos, como han hecho otros muchos en la historia de nuestro deporte, sea dicho de paso, pero que han tenido la bendita fortuna de no haber nacido aquí, porque aquí somos muy finolis, tanto que sufrimos de prosopagnosia selectiva mientras lloramos preventivamente ante la incertidumbre de un mañana que se cierne sobre nosotros como una peligrosa espada de Damocles.

El tipo que me mira ahora desde el otro lado del espejo comenzó en la F1 sustituyendo a Sebastian Bourdais en Toro Rosso.

En la de Faenza se forjó como una de nuestras más jovencísimas promesas a lo largo de dos temporadas completas y los meses que corrió en 2009. Tuvo sus cosas, sus más y sus menos, como todo el mundo para que nos entendamos, hasta que Helmut Marko le miró con su ojo bueno para partirle en zancadilla la tibia y el peroné cuando la parrilla 2012 ya estaba cerrada y el hoy que hemos vivido sonaba prometedor, aunque ya era lóbrego y hueco como un ataúd desde Corea 2011.

Lo de menos es que a su compañero, Sebastien Buemi, le pasara tres cuartos de lo mismo y que como le ocurre a él, tampoco haya encontrado asiento para este 2013 que abriremos en breve. Lo importante es que Toro Rosso es una escudería que busca vetteles a cascoporro aunque a la hora de la verdad, prefiera despachar a su mejor gente con un tiro en la nuca para seguir encontrando aprendices de brujo a los que sacrificar en el ara de la excelencia.

No recuerdo cómo se llama ni sé si le reconoceré la próxima vez que me cruce con él. Lo que sí sé es que aseguró al 100% el año pasado que esta próxima sesión estaría de nuevo en F1 y que por esas cosas que tiene el motorsport, se marcha al DTM bajo las toneladas de desprecio que le dispensan los que el año que viene, o cuando sea, estarán al 100% dispuestos a machacarlo como a un pulpo mientras cabilan sobre si el buey y la mula eran imprescindibles en el belén, y por supuesto, sobre qué será de todos nosotros cuando Fernando cuelgue sus guantes y su casco.

¡Maldito país y maldita prosopagnosia!

http://diariomotor.com/blogs/f1/2012/12/...opagnosia/
#LoMejorEstaPorLlegar 
#19
Mi clave

Jose Tellaetxe el 27 de diciembre de 2012

[Imagen: N1467.jpg]

Las lecturas posibles en cuanto a una temporada tan apretadita como la que acabamos de disfrutar son innumerables. Con el mismo ahínco con que los que no compraban adelantamientos como sinónimo de calidad persiguen convencer a sus antagonistas enarbolando los pocos que ha realizado Sebastian Vettel durante la sesión (recordemos, es un hombre que como Jim Clark, gana desde delante), los demás buscan argumentos con los que explicar el sentimiento de desastre que les quedaba después de Interlagos.

Como dije en su momento y he reiterado más de una vez, soy de la opinión de que la clave estuvo en Spa, en ese despegue desde portaviones que realizó Romain Grosjean con su E20 convertido en F-4 Phantom, para descabalgar de una tacada a los dos únicos tipos que podían hacer sombra al de Heppenheim: Lewis Hamilton y Fernando Alonso.

No me vale el argumento de que Sebastian sufrió también de problemas que le impedirían haber sumado más puntos, porque en sentido estricto, los avatares mecánicos entran en la soldada de cualquier conductor de primera, pero los accidentes, no, y no me estoy refiriendo a lances como el habido en Japón, donde Fernando se dejó una buena costalada de números por errar en su adelantamiento a Kimi, porque este tipo de cosas también van en el sueldo de cualquier piloto que se precie de ser llamado así. Los accidentes son circunstancias que nadie prevé, que nadie puede contemplar y que nadie puede integrar en ecuación alguna, por eso mismo se llaman accidentes, si no, se llamarían otra cosa.

En este sentido, desde mi humilde punto de vista, Spa supone un punto y aparte porque convierte a Hamilton y a Alonso en dos tipos que jugando en modalidad ofensiva hasta ese instante, pasan después de Bélgica a hacerlo en un modo radicalmente diferente por las circunstancias impuestas.

Fernando lideraba la tabla y salió con todo bastante ileso después del accidente, pero tocado por la morterada de puntos que se habían volatilizado gracias a la intervención de Grosjean. El F2012, como sabemos, ha sido un coche fiable que necesitaba como agua de mayo sumar lo que fuera para enfrentarse a sus dos grandes antagonistas, el RB8 y el MP4/27. Hormiguita, débil en calificación, los domingos eran su territorio natural, y el correspondiente al 2 de septiembre iba a suponer un cero patatero muy atragantado y muy difícil de superar a la postre.

Lewis, tras Hungría estaba a tan sólo cinco puntos del bicampeón del mundo. El MP4/27 había mejorado después de un verano difícil para la de Woking, cuyo mal fario se había roto precisamente en el circuito magiar. Seguía calificando bien (Jenson se llevó la pole en Spa, y la prueba), pero la obligación de concretar una buena consistencia en carrera había originado que el ya de Mercedes decidiera cambiar su alerón trasero para ganar carga aerodinámica, como supimos por Twitter…

No pudo ser. Ni el británico ni el español pasarían de La Source, y eso que los dos se necesitaban para llegar vivos a Brasil. Obviamente, Vettel no desaprovechó la ocasión servida en bandeja de plata y recortó frente al Nano, distanciándose del piloto de McLaren lo suficiente como para amartillar un nuevo clavo en el ataúd que se cerraría sobre él y definitivamente, en Abu Dhabi.

El resto forma parte de esa parte de letras que no gusta a los de ciencias, la psicología, la manera que tienen los pilotos y las escuderías de encajar en su particular esquema de comprensión del mundo, y como se puede, un miserable accidente, algo que nadie puede prever, algo que nadie en su sano juicio puede contemplar siquiera como una incógnita a resolver. Algo que en definitiva, convierte un día soleado en otro amenazado de lluvia, como por arte de magia.

Os leo.

http://diariomotor.com/blogs/f1/2012/12/27/mi-clave/
#LoMejorEstaPorLlegar 
#20
LUNES, 31 DE DICIEMBRE DE 2012

Misty Mountains

Jose Tellaetxe Isusi [Orroe]

[Imagen: N1566.jpg]

Duchado, afeitado de dos días y con aire informal (look, que dicen algunos), me preparo para la madre de todas las batallas, para la locura de Nochevieja en la que me vuelvo nadie entre cuñados y cuñadas para llegar vivo y entero al 1 de enero de un año que acaba en 13, pero que sabe a miel en los labios sin la que no me quiero quedar.

He dejado para el último lugar de mi ruta bloguera de esta tarde que ya es noche, éste mi santuario apócrifo en el que si Dios no lo remedia, habré de abrevar tarde o temprano si quiero recordar cuál ha sido el pulso vital que me ha alimentado durante estos cinco años largos pasados a vuestro lado, y es que la edad se paga con la desmemoria y llegada una hora, es grato sonreír o llorar con cosas que habiendo sucedido, ocurrieron, y quedaron escritas para que el paso de página las pusiera al descubierto de nuevo.

Y puesto que todo el mundo hace recesos como si sirvieran de algo, ahí va el mío, que seguro que vale al menos el polvo del que estoy hecho. Me fui con Bilbo, Gandalf y los enanos, a las Misty Mountains, y os invité a que hiciéseis el hatillo y os viniérais conmigo. Eso es lo que me queda de este 2012 que ya estamos dejando atrás, un viaje incompleto que aún durará otras 500 y pico entradas más en las que espero teneros ojo avizor y al acecho, a mi lado, para que construyamos juntos y con Fernando, con Lewis, Kimi, Jenson y Sebastian, con Mark y mi Felipe, con los gemelos Nico y con Kamui y Sergio, con Heikki, con Pastor y con Bruno, con Pedro, por supuesto, con Jaime y María también, con Michael, Jean-Éric y Daniel, con Charles, Timo, Narain y Paul, y Vitaly, y mi querido Romain, el mundo perfecto en el que creo.

Sed infinitamente felices. Nos lo merecemos...

Os leo, pero mañana, ya Año Nuevo.

http://elinfiernoverde.blogspot.com.es/2...l?spref=tw
#LoMejorEstaPorLlegar 


Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 1 invitado(s)