Safety Car usa cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar nuestros servicios y mejorar tu experiencia, no se utilizarán para recoger información de carácter personal. Necesitamos tu consentimiento para que aceptes nuestras cookies, que podrás eliminar siempre que lo desees.


Calificación:
  • 4 voto(s) - 4 Media
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Hilo OFICIAL PRETEMPORADA F1 2017
¿Y el hilo de temporada?

Payo dimisión!!

Payo continua de vacaciones ...
(20-03-2017, 23:53)DE-ZETA-TE escribió: El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacia despliegue de su tamaño, peso y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo. Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía 5 o 6 años yo todavía en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia:

"Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?"

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.


Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no se escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde muy, muy pequeño. 

Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró, sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía… Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no se escapa porque cree -pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…

Jorge Bucay – Cuentos para pensar

Me niego a pensar que Bucay a redactado ese texto tan mal. Confundiendo puntos y comas y omitiendolas ambas.
"The show must go on"
(21-03-2017, 08:11)Sr.zero escribió: Me niego a pensar que Bucay a redactado ese texto tan mal. Confundiendo puntos y comas y omitiendolas ambas.

... quizás de dónde lo copié no lo habían transcrito correctamente. Aquí hay otro...

http://www.miriamortiz.es/TEXTOS/VElefan...denado.pdf
¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa. Hemos materializado. Luchar y comprender. Nunca el uno sin el otro. Esta es la Ley.

Mallory


... ya que lo que me importa es el mensaje trataré de resumirlo. Y asociarlo a lo que nos concierne...

"Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje:

No puedo, no puedo y nunca podré.

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos:

No puedo y nunca podré. "


Han pasado 11 largos años desde que la afición de Alonso probó por última vez las mieles del éxito total: la excepcional alegría de ver ganar a un español el Campeonato del Mundo de F1.

Si bien es verdad que se ha rozado la victoria en dos ocasiones, y que ha habido en estos años grandes gestas, hazañas increíbles que perdurarán en nuestros ojos por muchos años, no es menos cierto que esta travesía ha resultado al final ser una dura, pedregosa y desagradecida trocha. En la que nos han socavado el poco suelo firme bajo los pies; en la que hemos soportado muchas putadas, muchas injusticias y no pocos golpes de la mala suerte; desde la que hemos tenido que tragarnos como a otros, de muchos menos méritos, los han montado en limousine y los han llevado al éxito por la autopista que corría debajo nuestro. Porque por encima hemos estado, pero nuestro camino ha sido en esa ladera un sendero estrecho, duro y sólo apto para valientes y estoicos.

Se nota mucho en ésto quién es más joven. O ha visto menos. 

Siento decirlo pero es así.

Lo de 2005 y 2006 ha sido excepcional. Y el resto también, pues nadie imaginaba hace tan sólo 15 años que la F1 pudiera girar, en gran parte, en torno a un compatriota. Ni mucho menos qué, aunque llevara años sin poder pelear de tú a tú, se le siguiera considerando El Mejor.

En ese caminar, en ese devenir, muchos de los menos veteranos (y algunos de los más, que yo mismo flaqueé y pensé que se iba a retirar) quizás han sido como el elefante del cuento; han cogido costumbre de no poder ser, de fracasar, de decepcionarse.

Se le ha cogido costumbre al fracaso. Hasta pensar que quizás no hay otro resultado posible.

Pues no tengo más que añadir ni que observar que os fijéis en lo que ha hecho Fernando.

Decir que a pesar de lo que ha vuelto a pasar él no se retira. No se rinde. Y no lo va a hacer hasta irse por la putha puerta principal, con la tercera copa debajo del brazo.

Y yo, que pensé que se iría al final de esta temporada, de pasar lo que parece que está pasando, me niego a quedarme mirando el agujero que ha dejado en el suelo Fernando, al arrancar de cuajo la estaca.

Me voy detrás del sonido que vá dejando Alonso, mientras mastica y hace trizas la estaca, la cadena y la decepción.
¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa. Hemos materializado. Luchar y comprender. Nunca el uno sin el otro. Esta es la Ley.

Mallory


(20-03-2017, 23:56)DE-ZETA-TE escribió: Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad…, está escondida la tristeza.


De esto quedaros (el que quiera) con la última frase...

No estéis furiosos. O no demasiado.

Porque no es más que tristeza.


Coged a Tristeza por los hombros, sacudidla suavemente, sonreidla y, mirándole a sus hondos y melancólicos ojos, decidle:

"Tristeza estás muy buena. Pero prefiero perseguir a Victoria que tener contigo 500 noches"


Pensadlo la próxima vez qué, con razón o sin ella, se os hinche la vena...

A Honda si no cumple que la den. Lo mismo que a McLaren.

Nosotros no tenemos tiempo que perder ni con fracasados ni con tristes, más allá de lo que obliguen los contratos y el sentido común.


Ya ha dicho que se queda. Pues bien; el problema lo tienen Honda y McLaren. Que sólo tienen hasta Spa para convencerlo.

¿O es que alguien se piensa que Alonso libre, sin penalizaciones por romper contrato, en su plenitud, y quizás hasta dispuesto a bajarse el sueldo, no es el caramelo más apetecible?
¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa. Hemos materializado. Luchar y comprender. Nunca el uno sin el otro. Esta es la Ley.

Mallory


(20-03-2017, 23:58)DE-ZETA-TE escribió: El bambú japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se detiene impaciente frente a la semilla sembrada, y grita con todas sus fuerzas:

"¡Crece, maldita sea!"

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú y que lo transforma en no apto para impacientes:


Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de sólo seis semanas la planta de bambú crece... ¡más de 30metros!

¿Tardó sólo seis semanas crecer?

No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo.

[Imagen: bambu.jpg]

... de esto me quedo con todo y os lo repito....

... y no...

... el bambú no es Honda, por muy japonés que sea el cuento...
¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa. Hemos materializado. Luchar y comprender. Nunca el uno sin el otro. Esta es la Ley.

Mallory


(21-03-2017, 00:33)LastSamurai escribió:
"Hemos nacido en este tiempo y debemos recorrer el camino hasta el final. 
No hay otro
Es nuestro deber permanecer sin esperanza de salvación en el puesto ya perdido. 
Permanecer como aquel soldado romano cuyo esqueleto se encontró delante de una puerta en Pompeya, que murió porque al estallar el Vesubio nadie se acordó de licenciarlo. 
Ese honroso final es lo único que no se le puede quitar al hombre." 
Spengler

Da igual si Spengler era un filofascista. No creo que sea ese el sentido del mensaje; yo lo he entendido de otra forma. Lo mismo que en Lenin o Bakunin se pueden encontrar cosas positivas, al otro lado del río también. A mi mismo, por el símil de los Tercios, se me acusó de españolazo, franquista, pasado de vueltas. Y creo que a estas alturas ya se sabrá cuan de equivocada es esa apreciación  (ya os dije a tod@s que en el Senado se enconaban en exceso las posturas)...  Wink

Sin más matices políticos me quedo con lo remarcado en azul.

Y añado:

"No saques la espada sin razón ni la envaines sin honor"

... que siendo un dicho de los Tercios, a los que perseguirá por los siglos tanto su valía como soldados como su brutalidad como enemigos, no deja de tener su aquel, si lo comparas con la postura de Fernando...

No se vá. No se vá hasta que lo haga como se merece. Y la espada la sacó, con razón, hace ya unos años...
¿Hemos vencido a un enemigo? A ninguno, excepto a nosotros mismos ¿Hemos ganado un reino? No, y no obstante sí. Hemos logrado una satisfacción completa. Hemos materializado. Luchar y comprender. Nunca el uno sin el otro. Esta es la Ley.

Mallory


Ejem....probando probando
Formaremos filas una última vez , en la última batalla, hasta el último aliento.




Salto de foro:


Usuarios navegando en este tema: 2 invitado(s)